lunes, 2 de mayo de 2011

Los medicamentos.

Los medicamentos son sustancias con propiedades curativas que sirven para  tratar o prevenir las enfermedades.
 
Los medicamentos pueden actuar sobre las causas de la enfermedad. Tal es el caso de los antibióticos, que actúan directamente sobre los microbios. Los calmantes pueden mejorar o suprimir síntomas como el dolor o la inflamación. Las vacunas, por su parte, sirven para prevenir enfermedades como la gripe.
 
Los medicamentos pueden estar compuestos de uno o varios principios activos (que son los que ejercen el efecto curativo),  y de otros ingredientes llamados excipientes, necesarios para su elaboración y para facilitar su acción.
 
Las formas farmacéuticas y las vías de administración.
 
La forma farmacéutica es la manera en la que se presentan los medicamentos para que  puedan alcanzar la máxima eficacia cuando se administran. Cada forma farmacéutica tiene su vía de administración y así por ejemplo:
Los comprimidos, cápsulas y jarabes se administran por vía oral (boca).
Las pomadas y cremas por vía tópica (sobre la piel).
Los colirios por vía oftálmica (sobre el ojo).
Las ampollas inyectables por vía parenteral (inyección a través de la piel y músculo).
Los supositorios por vía rectal (orificio anal).
Los óvulos por vía vaginal.
 
Es importante saber que:
 
Los comprimidos y las cápsulas se han de tragar acompañados de un vaso de agua, salvo que nos indiquen que hemos de mantener el comprimido bajo la lengua hasta que se disuelva o que podemos masticarlo. No se debe vaciar el contenido de la cápsula, ni partir o triturar el comprimido sin consultarlo con el farmacéutico.
Para aplicar los colirios o pomadas oftálmicas sobre el ojo hemos de bajar ligeramente con un dedo el párpado inferior y una vez administradas las gotas del colirio parpadear ligeramente. En el caso de las pomadas hemos de mantener el ojo cerrado durante un minuto. Estos preparados son estériles pero dejan de serlo una vez abiertos, por ello no se deben guardar cuando se acabe el tratamiento.
Sólo el personal especializado puede administrar medicamentos por inyección parenteral (intramuscular, intravenosa, subcutánea o intradérmica).
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada